top of page
Buscar

Cirugías Infantiles Mínimamente Invasivas


Apoyados de las últimas tecnologías y un equipo de cirujanos, anestesistas y enfermeras expertos en pediatría, uno de los principales objetivos es lograr la recuperación de sus pacientes en forma lo más rápida y segura posible.


Para ello, ofrecen la posibilidad de realizar una serie de intervenciones en forma ambulatoria, con técnicas mínimamente invasivas, lo que permite que el paciente puede regresar a su casa a las pocas horas del postoperatorio, con menos dolor y retomando sus actividades cotidianas en menos tiempo y en la mayoría de los casos con cicatrices invisibles.


Dentro de este tipo de procedimientos, los más comunes son:

  • Apendicitis aguda: es la patología quirúrgica abdominal de urgencia más frecuente en la edad pediátrica y se realizan por vía laparoscópica, o mínimamente invasiva, disminuyendo así las complicaciones perioperatorias, la estadía hospitalaria y las secuelas cosméticas de una incisión.

  • Reflujo gastroesofágico: suele manifestarse por vómitos, pero también se puede manifestar con un niño que tiene tos, asma permanente, que no sube de peso o que es muy irritable. En estos casos es posible realizar una cirugía laparoscópica que permite que el paciente puede irse al día siguiente a su casa.

  • Hernia inguinal: se trata de un aumento de volumen o bulto en la zona de la ingle que aparece y desaparece y que, en ocasiones, genera molestia o dolor. El tratamiento es la cirugía, que puede ser ambulatoria y laparoscópica, y suele tener una recuperación muy rápida.

  • Reflujo vesicoureteral: ocurre cuando la orina retrocede de manera anormal desde la vejiga por los uréteres -con- ductos delgados que conectan los riñones con la vejiga-, llegando a los riñones. Esto puede causar infección, cicatrices e incluso daño hepático a largo plazo, si es que no es tratado a tiempo. Existen técnicas endoscópicas con las que, a través de la uretra, se pone un dispositivo que puede llegar a infiltrar sectores de la vejiga por donde entra la orina, a través de los conductos que vienen del riñón y uréteres. Esa infiltración con sustancias especiales puede controlar el reflujo vesicoureteral.

  • Colelitiasis: se trata de cálculos biliares debido a microcristales que se depositan en la vesícula y que está asociado a exceso de peso. Muchas veces no presentan síntomas y son detectados por alguna ecografía abdominal solicitada por molestias inespecíficas. En el caso de existir dolor o que los cálculos sean múltiples o de gran tamaño, el tratamiento es la cirugía para extraer la vesícula junto con los cálculos, lo que evita eventuales complicaciones y disminuye en forma importante el riesgo de presentar nuevos cálculos en el futuro.

  • Gastrostomía: es la instalación de una sonda de alimentación a través de la piel y la pared estomacal que va directo al estómago. Está indicada en diferentes patologías en los que los pacientes no logran alimentación por vía oral.

Anestesia segura

La anestesia pediátrica es un proceso seguro debido a la tecnología que permite contar con modernas máquinas de anestesia y monitores que vigilan durante toda la cirugía los signos vitales y hemodinámicos del paciente.

Comments


bottom of page